Metales pesados en juguetes

De la trituración al análisis

Los juguetes deben ser seguros. Esto es lo que prescribe la directiva europea 88/378/CEE, en la que se establecen claramente los valores límite para algunas sustancias como el arsénico, plomo, cadmio o antimonio. El contenido de metales pesados en juguetes sólo se permite en cantidades que no sean dañinas para los niños. Precisamente en los últimos meses, la prensa internacional ha denunciado varios casos de juguetes con cantidades peligrosas de metales pesados. A medida que se denuncian más casos, aumenta la inseguridad de los consumidores, por lo que a los fabricantes les conviene establecer un sistema de control de calidad sin brechas.

Back to overview